• Curso SEO

  • Formación SEO Exclusiva!

    Si quieres saber cómo lo hacemos nosotros, apúntate aquí!

  •  
     
     
    Cuando hablamos de SEO en muchas ocasiones nos estamos refiriendo a posicionamiento web para buscadores, pero, especialmente, para uno de ellos: Google. No es de extrañar si tenemos en cuenta que en países como España, Italia o Francia la empresa de Mountain View tiene un dominio absoluto del mercado de búsquedas, acaparando entre un 93 y un 95% de total de consultas realizadas.
     
    La supremacía de Google nos obliga, por lo tanto, a ceñirnos a sus directrices para conseguir un buen posicionamiento para nuestras webs o las de nuestros clientes. Es imperativo, estar atentos a su algoritmo, a los cambios que se van anunciando y a las noticias que nos llegan desde Sylicon Valley. Por eso, queremos hablar de los algoritmos de Google, de sus actualizaciones y de la importancia de ambos para un buen SEO:
     
    Un algoritmo de búsqueda es aquel que está diseñado para localizar un elemento con ciertas propiedades dentro de una estructura de datos; hasta aquí la explicación técnica. Si usamos palabras más coloquiales, podríamos decir que los algoritmos son fórmulas y procesos informáticos que toman las preguntas que le hacemos a un buscador y las convierten en respuestas. Resumiendo podríamos decir que el algoritmo es la fórmula mágica (el conjunto de elementos que le otorgan un valor a la web) que tiene cada buscador para proporcionar la información al usuario. En el caso de Google, sus algoritmos se basan en más de 200 señales para adivinar lo que realmente el usuario está buscando y darle una respuesta en consecuencia. Estas señales incluyen elementos como los términos o keywords de los sitios web, la actualidad del contenido, la región y los enlaces.
     
    No es que sea importante, es que el algoritmo es básico para el posicionamiento web. ¿Por qué? Pues porque es la fórmula mediante la cual el buscador le otorga un valor a la página para una determinada búsqueda. Gracias a esta fórmula, las páginas se posicionan de una u otra manera en las páginas de resultados (SERP’s). En resumen, sería como la hoja de ruta a seguir para un buen SEO.
     
    Los algoritmos de los buscadores tienen en cuenta una gran variedad de factores. Desde Google, se ha confesado que su fórmula secreta tiene en cuenta más de 200 pistas o señales. Algunas de ellas son conocidas por todos, como la velocidad de carga, la usabilidad, los enlaces, la optimización de palabras clave, un site map bien estructurado, un buen contenido, la ausencia de errores o problemas de redireccionamiento… etcétera. Sin embargo, hay otros factores que forman parte del algoritmo y que no son tan conocidos. Algo que tampoco es tan extraño, sobretodo si tenemos en cuenta que Google actualiza su algoritmo alrededor de 500 veces al año (o, lo que es lo mismo, realiza un cambio cada 17,5 horas).
     
    Hay quién lo ha definido como el zoo de Google, y es que la empresa de Mountain View ha bautizado con nombres de animales a las más famosas (y temidas) actualizaciones de su algoritmo. La primera de ellas fue Google Panda y llegó en 2011 para luchar contra el Spam SEO, por lo que su principal objetivo era eliminar de los primeros resultados de las SERP’s las páginas con contenidos duplicados o con contenidos de baja calidad. Un tiempo después (en 2012) llegó Penguin, enfocado a luchar contra la proliferación de enlaces fraudulentos o automáticos en las páginas para mejorar el posicionamiento (linkbuilding de baja calidad o fraudulento). En realidad, Penguin golpeó duramente a las páginas que había basado su SEO en granjas de enlaces y prácticas dudosas de este estilo (black hat SEO). El último en llegar ha sido Hummingbird (colibrí) que apareció en 2013. Se trata de una actualización que supuso un cambio profundo en el algoritmo. Sus principales novedades se centraron en la llamada búsqueda conversacional y en tratar de dar una respuesta a las búsquedas más largas, como las realizadas mediantes keywords long tail.
     
    Las actualizaciones se suelen realizar sobre las búsquedas en inglés, y luego se trasladan al resto de idiomas. Es probable, por lo tanto, que Google pruebe primero sus cambios de algoritmo en Google.com y luego lo haga extensivo a otros idiomas. Sin embargo, no siempre es así. En el caso de Hummingbird, el lanzamiento se anunció cuando el algoritmo del colibrí ya llevaba un mes en funcionamiento y todo parece indicar que se probó simultáneamente en varios países. En todo caso, los expertos en SEO suelen estar al día y una variación en las páginas de resultados les suele poner sobre la pista de posibles cambios o modificaciones de algoritmo. Si buscas formación, apúntate en el Curso SEO.
     
     

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies